Infolinks In Text Ads

sábado, 19 de julio de 2014

Finisher en el half de Vitoria

Bueno, os voy a contar mi crónica en el Half de Vitoria. Antes tengo pendiente mi carrera en el short de la casa de campo de Madrid ( un olímpico, pero con 1000 metros de natación, en vez de los habituales 1,5Km). Pero me hace ilusión contar antes el Half, que se celebró el pasado 13 de Julio.

En la anterior entrada os contaba que andaba algo bajo de moral. La situación es que el pasado 16 de junio, después de 17 años en mi empresa, decidían prescindir de mis servicios ( y de otros cuantos compañeros), ni porque vayan a cerrar ni porque estén perdiendo dinero, sino que este año no van a ganar lo que se han marcado, y con los sueldos que se ahorran, cumplen objetivos. Es muy fuerte, no me lo esperaba y me dejó desencajado varios días. Con dos críos de 2 años y 8 meses, y en la calle, después de tanto tiempo. Así va el pais, que no levanta cabeza. Entre arreglar papeles, denunciar a la empresa, y pensar que hacer y buscar ofertas, el tiempo que me quedaba, lo llenaba con estar con la familia. Pensé en no ir a Vitoria, pero mi pareja me convenció, ademas de que los entrenos hacían que me olvidara de lo que me había pasado.

Bueno, al lío. Seguí entrenando. Lo más duro, los días de salida en bici largos, que le das vueltas a todo, sobre todo porque salía solo. Así fue llegando el día, y el mismo sábado 12, me levanté pronto, dí un beso a los chicos y a mi pareja, que tanto me ha animado (ella tampoco lo está pasando bien en su trabajo y aún así, me ha estado animando) y me fuí para Vitoria. Llegué justo para la charla técnica a las 10 horas, coger dorsal y saludar a los compañeros y al hotel a registrarme y dejar las cosas. Después quedamos para ir al lago de Landa, a dejar la bicicleta y lavar neopreno, para evitar que los mejillones cebra se propaguen, y aprovechamos para nadar 1000 metrillos y montar 20 minutos en la bici por el que iba a ser el recorrido. Comimos allí, y a Vitoria de nuevo a la T2 a dejar las cosas de correr. Cabe decir que en este triatlon, todo lo dejabamos en bolsas, algo novedoso para mí, pero mucho mejor por todo. Un poco viendo el centro de Vitoria, compré alguna cosilla en los stand que había y para el hotel para cenar pronto, hablar con la familia y a descansar.



A las 5 suena el despertador, bajamos a desayunar junto con otros triatletas que se alojaban también en el hotel. subimos de nuevo a la habitación, recogemos lo que nos falta, ya dejo las maletas en el coche, y a montar en el autobús que nos lleva hasta el lago de Landa. Hacía algo de frio y había niebla.  Una vez allí, nos vamos juntando los distintos miembros del club, unos para el half y otros para el Ironman, todos acabamos y contentos. Van pasando los minutos y se acerca la hora de empezar. Ultimamos todo y nos vamos colocando. Yo en medio y de los primeros, para apretar. Porque estoy con ganas. Por fin dan el bocinazo, después de los élite y de las chicas y empezamos. Natación limpia, donde hacíamos 800 metros hasta la boya principal, luego 300 a la izquierda y de nuevo a la izquierda para completar los últimos 800. Terminamos en 33 minutos, algo mas de lo que esperaba hacer, pero es lo que hay. Luego en la T1, interminable, mas de 5 minutos, vamos que tengo que ensayar en casa lo de las bolsas. Y por fin salimos. Me pongo chaquetilla ligera, porque refrescaba todavía y luego no me sobró. Dos vueltas por la llanada alavesa, con algun repecho, pero para ir acoplado.



Así van pasando los Kms, donde soy adelantado por muchos y adelanto a alguno (es lo que toca, hay que darle mas a los pedales), y acabo el sector ciclista en 3 horas y 17 minutos. Peor también de lo esperado, pero mejor que en los dos half anteriores. Me recojen la bici al bajarme, otra cosa que me hace sentir profesional y todo y hacemos una T2 rápida, 1 minuto y medio y a correr. Empezamos a correr justo en el centro de Vitoria, en la plaza mayor, llena a rebosar de gente animando y coreando tu nombre. Una pasada. Me quedan dos vueltas por todo el centro deVitoria y zona de universidades, con avituallamientos cada poco, donde me iba parando a beber sobre todo cocacola, que me iban activando. Decir que en la bici bebí y comí lo justo, pero lo suficiente para llegar bien a correr. Esta vez el estomago me iba perfecto, no había excusa para correr como es debido. Así van pasando los kms, donde la gente y los compañeros al cruzarnos, te van animando y se va haciendo más llevadero. Completamos la primera vuelta y ya en la segunda me encuentro bastante bien y apenas me paro en los avituallamiento y aquí, ya no me vuelve a adelantar nadie, pero en cambio si voy adelantando yo, que son mis pequeños objetivos, ahora a por ese, adelanto, ahora a por ese. Y así, llegamos al último km donde lo hago emocionado. Por todo lo sucedido hasta ahora, y bajando de las 6 horas, que era mi objetivo, haciendo la media en 2 horas clavadas y acabando en un tiempo de 5 horas y 58 minutos, media hora menos que hace un mes y medio en el half de Sevilla.


               
Bueno, como conclusión, muy contento, descargué toda la rabia que llevaba al entrar en la meta, y se lo dediqué a mis seres queridos, que me apoyaron y me están apoyando en estos momentos. Otro half mas en el bolsillo, y van 3 en dos años, miraremos alguna prueba más para este año y nos intentaremos plantear nuevos objetivos para el año que viene, aunque el Ironman, que estaba en mente para el año que viene, de momento lo dejaremos, hasta que mi situación laboral se arregle.

3 comentarios:

Tania dijo...

Muchas felicidades Ángel!!! cruzar metas cuando sabes que has tenido una temporada cuesta arriba es todo un subidón!!!
A mi ronda la idea del IM pero ufff creo que no tengo suficiente tiempo para entrenarlo! muchos ánimos y ya nos contarás!
bss
Tania

Triatleti dijo...

Enhorabuena Angel!
Lo siento por lo del curro, al menos el tri te ayuda a desconectar y si has terminado contento, mejor todavia. Bien hecho!!!
Animo y que todo vaya a mejor!
Un abrazo!

amj dijo...

Muy buena carrera compañero! Mucho ánimo, el deporte te ayudará a desconectar y antes de lo que imaginas estarás de nuevo currando.

Saludos,
Alberto